miércoles, 23 de junio de 2010

SUTIL


A veces un impulso cualquiera, una palabra bien o mal dicha diría tantas cosas en un momento como este…o como ese, da igual. Pero las cosas claramente no sucedieron como yo pensaba, ella, después de todo resulto ser solo un personaje más de esta mente tan extrañamente complicada, y yo por otro lado jamás llegue a ser más que un loco para sus pensamientos también (y para mi tan dulce) bastante alocados y tenues. No me importaba nada… menos cuando la tenía al frente o cuando sentía en el aire su aroma indescriptible, la sensación de aquello, de su recuerdo en mis sentidos (no importase cual), era sin duda lo que me mantenía atento a cualquier cosa del mundo.

Sin ella

Con ella…

Pero yo sabia que daba igual, que al final pasarían unos años y que no me acordaría ni de su cara, ni de por que ahora parecía estar tan enamorado ni de por que a veces, cuando escuchaba jazz, recordaba sus besos (besos, como aclaro, pasionales y suaves… recuerdo el primero, que maravilla de beso! Que beso mas sensual!...)

“Su boca mas allá de buscar la mía, buscaba la respuesta, respuesta a que, pensaba… respuesta a la mía, a mi boca que jugaba igual a encontrase con la suya. “

2 comentarios:

  1. awww que lindo...y a la vez triste!!

    Estas tragicomedias! xD

    ResponderEliminar
  2. jajaja sii las tragicomedias se apoderaron de mi :)

    ResponderEliminar