miércoles, 28 de julio de 2010

Al final.


Lo importante era la foto, como aclaro, una foto realmente alusiva a lo que sucedía en el texto y también - por que no- lo que sucedía en mi mente. La escena es esta; un café sobre la mesa, y a lado un papel que llama a ser escrito, que suplica. Como diría Isabel : " Joel, no es ni medio día y no sabes como lo extraño, el aún duerme allá arriba entre las sabanas y yo respiro su aroma hasta en el humo del café." (...)

En fin.

La gracia en un momento así era la de celebrar, lo que pasaba en el presente era más importante que lo sucedido hace 10 años en el pasado, en ese Uruguay que yo nunca conocí, pero que viaje en sueños esas tardes de escritura, y fingía recorrer y disfrutar del paisaje y los aromas. Y pasaba algo interesante con ellos, con la inocencia de Isabel (inocencia que rosaba lo estúpido), la maestría de Joel de hacer todo más sutil y misterioso y la cobardía de Carlos - el amante homosexual y demente que no pude evitar poner-, sus interpretaciones iban más allá de lo que yo quería que fueran, ellos siempre se mandaron por si solos, lo cual los hacia cada vez mas y mas interesantes...

Yo me las doy de escritora, pero nada más soy una humilde autora -humilde, muy humilde-. Dejo todas las expectativas en la segunda parte, que comento, ya comencé a escribir - con ayuda de esas ideas bagas que recolecto, y las mías, claro-.

Gracias por todo mis lectores curiosoooooooooooooooooooooooooooooos!!

Dejo la imagen final para el misterio, gracias Nico por la foto!

Eva.

3 comentarios:

  1. woww simplemente alucinante tu don mi pequeña!! quiero leer ese texto.. =)

    ResponderEliminar
  2. Buenoooooo¡¡¡¡incluida la foto me encanto¡¡¡

    ResponderEliminar